Pocos eventos han acaparado la atención e imaginación del mundo como el accidente y posterior hundimiento de lo que fue, en su momento, la embarcación para pasajeros más grande del mundo, el trasatlántico británico Titanic.